Primer vino con uvas cosechadas en una cárcel

No hay registros, por lo menos en Chile. Los Confines 2018 es el primer vino producido por uvas de una cárcel. En abril, los reos del Centro de Estudio y Trabajo de Gendarmería en Angol cosecharon 1.500 kilos de uva moscatel de Alejandría que dieron origen a la bebida. El viñedo tiene casi 60 años de existencia, y la uva, hasta el año pasado, se vendía como fruta fresca en la ciudad de La Araucanía. Sin embargo, el enólogo Raúl Narváez y su socio Juan Pablo Lepín, abogado de profesión, le propusieron comprar la uva para vinificarla fuera del recinto. El recinto de Angol es un predio agrícola que también tiene cerezos. El objetivo es facilitar la reinserción social, y los reclusos deben postular para poder llegar a esa cárcel. El acuerdo de Narváez y Lepín con Gendarmería consiste en un pago mayor al que recibía antes la institución por la venta de la uva como fruta fresca. Adicionalmente, por cinco años deberán enseñar a los reos el manejo de los viñedos, con el objetivo de que puedan seguir trabajando en el rubro luego de salir de la cárcel. En el corto plazo, el objetivo para 2019 es aumentar la producción a 4.000 kilos de moscatel de Alejandría.

Viña_cosechada_reos

Reos podando como parte del programa de reinserción social.

logo_vicap
VIÑA CAPITAN PASTENE

VICAP 2018. Todos los derechos reservados